"Lo que nos atrevimos hacer allí fue bastante osado"

Han pasado 100 años desde que Alfred Schmidt Senior abrió una tienda de bicicletas en la ciudad alemana de St Blasien en 1920. Este pequeño taller fue el lugar de nacimiento de una empresa global: moldeado por el ingenio de Alfred Schmidt Junior, el negocio no solo se ha mantenido como pionero en los campos de la limpieza y el deshielo de la nieve, sino que se ha convertido en un líder mundial de sistemas y servicios de productos inteligentes para el tratamiento de áreas agrícolas e infraestructuras críticas. Alfred Schmidt Junior nos dejó tristemente en abril de este año, poco después de cumplir 97 años. Poco antes, Thomas Berger, director general de Aebi Schmidt Deutschland GmbH, y Thomas Schiess, director de marketing del grupo, pudieron sentarse a charlar en profundidad con Alfred Schmidt, acompañado de sus hijos Uschi y Wolfgang Schmidt. 

Señor Schmidt, estamos encantados de reunirnos con usted aquí en su casa, que se encuentra a pocos kilómetros al noroeste de lo que sigue siendo la mayor planta de producción del Grupo Aebi Schmidt, en St Blasien. Cuando celebró su 95 cumpleaños, el periódico “Badische Zeitung” escribió que solía pasar todos los inviernos viajando por las regiones más altas de Europa, presentando y vendiendo máquinas quitanieves. ¿Recuerda alguno de estos viajes?
Es difícil decirlo, hubo decenas de viajes. Pero probablemente el del Himalaya. Comenzó en uno de mis viajes a Japón a principios de la década de 1970. En ese mismo trayecto tomamos un desvío hacia un paso del Himalaya, el Zoji La, que transcurre a una altura de más de 3.500 metros y conecta Ladakh con Srinagar. Fue en respuesta a una licitación del Ejército de la India. De hecho, puntuamos muy bien, pero no teníamos ninguna posibilidad de ganarlo. La competencia tuvo representantes que llegaron más rápido que nosotros. Por supuesto, fue difícil darse cuenta de que la suerte ya estaba echada antes de que nos uniéramos al juego. Pero un par de años después, fue entonces cuando pudimos mover ficha después de todo. El competidor había proporcionado máquinas que no habían sido testadas y, aparentemente, funcionaban muy mal, por lo que nuestros representantes no tuvieron problemas para conseguir el pedido la siguiente vez que salió la licitación. Hablamos de 22 o 24 máquinas. Fue un pedido enorme. 

¿Son las condiciones de la nieve en el Himalaya comparables a las de la Selva Negra?
Es lo mismo que en los Alpes. Pero las medidas de seguridad en el Himalaya fueron absolutamente terribles. Todas las noches estábamos felices de llegar a casa de una pieza. Tenían algunas ideas bastante extrañas sobre la seguridad, o ninguna. 

Fresadoras de nieve trabajando en el Himalaya

La gente dice que usted sabe mucho más sobre la nieve que cualquier explorador polar.
[Risas] Oh, eso es exagerar, por supuesto. Pero los diferentes tipos de nieve se te revelan cuando la limpias. Porque a menudo ocurre que la nieve no es pura. Las capas que contienen arena o polvo dicen mucho sobre el origen o la condición de la nieve. 

Usted es un campeón senior de salto de longitud alemán y europeo, el orgulloso propietario de numerosas medallas de oro en la German Sports Badge, solía practicar tiro deportivo, era ciclista, participó en maratones de esquí ... la lista continúa. ¿Cómo surgió esta pasión por el deporte?
Comenzó con la German Sports Badge. Puntué bien la primera vez y eso me impulsó a participar en el concurso todos los años: 25 veces en total. Puedes imaginar que en el verano necesitas hacer algo más que limpiar la nieve. Me sorprendió que todavía se me diera bien, a pesar de mis años. 

Retrocedamos el reloj 100 años. ¿Cómo inició su padre el negocio?
Fue después de la Primera Guerra Mundial. A los 18 años, era conductor en Crimea. Después de su regreso, montó una pequeña tienda de bicicletas junto con mi abuelo, que era el capataz de la hilandería en St Blasien. De ahí también saqué mi amor por las bicicletas. 

Una de las primeras cuñas quitanieves de Schmidt montada en un tractor (alrededor de 1925)

Muchos de los inventos y patentes de la empresa se remontan a cuando usted estaba al mando. ¿De cuáles está especialmente orgulloso?
Un ejemplo de un invento más pequeño del que también estaba orgulloso fue cuando desarrollamos la capacidad de controlar la chimenea de expulsión de la fresadora quitanieves. Mirando hacia atrás, nuestra invención de la tecnología de corte de por capas que permitió cortar la nieve a alturas de más del doble del diámetro del cabezal fue uno de nuestros mayores logros. Pero lamentablemente no pudimos patentarlo. A menudo nos encontrábamos cortando capas de nieve en pasos que nunca antes habían sido despejados. Yo mismo manejaba todas las máquinas; para mí, eso también era una especie de deporte. 

El primer volumen del libro “Geschichten rund um den Unimog” [“Historias de Unimog”] contiene una línea maravillosa: “El corte de capas significó que, por primera vez, podía cortar nieve que era incluso más alta que el cabezal de la fresadora de nieve. Los espectadores se quedaron boquiabiertos: habíamos hecho posible lo imposible”. La gente pensó que simplemente no se podía hacer, ¿y usted lo hizo pese a todo?
Si. Eso fue en 1963, creo. Limpiando el paso Gran San Bernardo. Nos presentamos en el paso bloqueado, con nuestras pequeñas máquinas, el Unimog con 30 caballos de fuerza, pero con marcha lenta y tracción en las cuatro ruedas, y nos ofrecimos a abrirlo. Casi nadie creía que pudiéramos conseguirlo, pero solo unos días después el trabajo estaba hecho. 

Fresadora Schmidt VF3 cortando por capas

Durante mucho tiempo, Schmidt y Unimog estuvieron estrechamente vinculados en términos de cómo se desarrollaron sus tecnologías. ¿Cómo surgió esta colaboración?
Un empresario de la zona de St Blasien había comprado un Unimog. Se acercó a mí para ponerle un quitanieves, porque su distrito le había otorgado el contrato para limpiar la nieve. Así que desarrollamos un sistema de fijación para él, que luego se convirtió en el estándar de la industria. Pero incluso antes de eso, la gente de Mercedes-Benz había estado al tanto de nuestro proyecto en el paso de Gran San Bernardo y había estado allí para esa autorización. Después de eso, hubo una pequeña competencia entre nosotros. Los técnicos de Mercedes-Benz habían montado uno de nuestros quitanieves y utilizaron aire comprimido para operarlo, pero no pudieron levantar el equipo con suavidad, ni pudieron sujetarlo en la parte inferior lo suficientemente bien. La nieve no cede así y tienes que poder mantener el quitanieves en la posición donde lo necesitas. Sin embargo, nuestro sistema de elevación y descenso mecánico tuvo más éxito, aunque en realidad era mucho más primitivo que el sistema de aire comprimido utilizado por Mercedes-Benz. Su Unimog se hundió, las ruedas empezaron a girar y después de unos metros se acabó el juego. Nuestra quitanieves, por otro lado, se mantuvo estable mediante el sistema mecánico de elevación y descenso, y despejó la pendiente sin ningún problema. 

Quitanieves Schmidt VF3 en Timmelsjoch: una demostración popular y muy visitada de la apertura de un paso fronterizo de montaña que se celebraba cada dos años

¿Y así empezó la colaboración con Mercedes-Benz?
Sí, para empezar, la mayor colaboración fue en forma de exhibiciones conjuntas en ferias comerciales, que nosotros y Mercedes-Benz trabajamos juntos. Esto significó que también entramos en contacto con sus clientes. Otra colaboración bastante importante fueron las demostraciones que organizamos cada dos años en diferentes pasos fronterizos de montaña, antes de establecer el paso de Timmelsjoch como sede de nuestros principales eventos. Pasamos tres semanas limpiando el paso allí, aprovechando la oportunidad para exhibir nuestras últimas máquinas quitanieves en el mismo puerto, junto con el resto de nuestra gama de productos, incluidas nuestras máquinas de verano y especialmente nuestras barredoras, en el valle. A menudo recibimos a más de 2.000 visitantes de unas tres docenas de países. Fue el evento más internacional de nuestra industria. No solo pudimos mostrar nuestras últimas máquinas, sino que también pudimos establecer relaciones con nuestros clientes: la publicidad por sí sola nunca dará esa ventaja. Nos sentimos como en casa en los puertos alpinos. Cuando se trataba de quitar la nieve, nada ni nadie podía superarnos. Por ejemplo, mire esta foto aquí en este libro [señala una fotografía]: una pendiente con una inclinación de 30 °. No se podía quitar la nieve de esa manera con una máquina. En la montaña de Grossglockner tenían de seis a ocho trabajadores cuyo trabajo consistía en excavar una repisa en la pendiente. Y pensé que tenía que haber una forma de hacerlo mecánicamente. Así que desarrollé el " tornillo sinfín de corte", que se podía rotar en ambas direcciones, dependiendo del terreno. Esto permitió perforar directamente a una profundidad de 1,80 metros. 

La fresadora de nieve Schmidt VF3 montada en un Unimog U1600 en funcionamiento en Timmelsjoch con una vista impresionante

Estudió ingeniería mecánica. ¿Cuál sería su consejo para los aprendices que comienzan hoy su formación en ingeniería mecánica en la empresa?
[Risas] Bueno, siempre se ha podido llegar lejos con la ingeniería mecánica y eso sigue siendo así, de hecho, es especialmente cierto hoy. Sé por mis compañeros y colegas que nadie ha tenido problemas para encontrar trabajo. Así que no necesitan ningún consejo particular por mi parte. 

Me gustaría quedarme un minuto en el tema de los formadores y aprendices. Cuando nos preparábamos para esta charla, les preguntamos a nuestros aprendices qué le preguntarían a usted. Uno de los aprendices de nuestra fábrica en los Países Bajos preguntó: "¿Cómo destacaba Schmidt frente a la competencia en ese entonces?" Ya ha mencionado sobre mantener el quitanieves presionado y superar la altura de corte. ¿Qué más decía la gente en ese entonces? Schmidt es diferente porque…?
Éramos diferentes porque abordamos las cosas de frente sin prejuicios y estábamos abiertos a todo. Ese era realmente nuestro método. Al igual que la vez que mencioné sobre el paso de Gran San Bernardo. Cuando llegamos allí con dos pequeños Unimog, todos menearon la cabeza y dijeron: "Con el debido respeto, regresen en cuatro semanas, la mitad de la nieve se habrá descongelado y desaparecido para entonces". Y respondimos: "No, creemos que podemos hacerlo". Fue una verdadera aventura. El paso de Gran San Bernardo no es el puerto más alto, pero tiene muchos giros y en ese momento había grandes ventisqueros. Lo que nos atrevimos a hacer allí fue bastante osado. 

Fresadora Schmidt en accion en Gran San Bernardo (1963)

Había otra pregunta en el mismo sentido. Este proviene de tres aprendices de la fábrica de St Blasien: "En su opinión, ¿cuál fue el factor crucial que había detrás de un 'pequeño' fabricante de quitanieves como Schmidt que se abrió paso para convertirse en una marca global?"
Fue nuestra colaboración con el vehículo Unimog, que inicialmente solo estaba destinado a uso agrícola. Les abrimos la puerta a contratos con el gobierno local y, de repente, tuvimos acceso a la organización de ventas de Mercedes-Benz, que tenía más de 30 agencias solo en Alemania. Así, teníamos 30 puntos de venta y Unimog estaba feliz de tener un nuevo y atractivo mercado de ventas para establecerse en organismos municipales. Nos posicionamos en los mercados extranjeros desde muy temprano, a menudo trabajando allí en estrecha colaboración con Mercedes-Benz. 

Hoy, Aebi Schmidt Group se ha convertido en el líder del mercado, especialmente en lo que respecta al negocio aeroportuario. ¿Recuerda la primera vez que se acercó a un aeropuerto? Ahora no sé cuándo fue exactamente. Pero el aeropuerto de Frankfurt fue definitivamente uno de nuestros primeros clientes importantes. Había muchos otros aeropuertos, no todos en Alemania, que también estaban interesados en limpiar la nieve, no solo con cuchillas quitanieves, sino también con máquinas rotativas. En aquel momento, ¡teníamos la nieve adecuada! Los aeropuertos luchaban constantemente contra las paredes de nieve que quedaban a los lados de la pista después del despeje. Ya tenían hojas quitanieves, pero también necesitaban deshacerse de esos grande muros de nieve, de lo contrario sus pistas se volverían demasiado estrechas. Elegimos una máquina Kaelble de alto rendimiento como nuestro vehículo base. Antes, nadie había pensado en utilizar estas potentes máquinas para este propósito. Pero fui ambicioso y pude persuadir al aeropuerto de Stuttgart para que lo probara. Es una gran sensación inventar una máquina tan bestial, que tiene una unidad de transmisión de 800 caballos de fuerza para el cabezal de corte y alrededor de 300 caballos de fuerza para el vehículo. 

Fresadora Schmidt VFT7 (izquierda) y Turbofresa VS7 (derecha)

Thomas Berger agrega: El Kaelble todavía está operativo en el aeropuerto de Stuttgart hasta el día de hoy. Ha sido puesto al día dos veces, la última vez hace casi una década en nuestra fábrica en St Blasien. La fresadora VF7 en el vehículo base todavía está funcionando y se trata como una posesión muy preciada. Ya no se usa todos los años, pero siempre está listo para usarse como reserva y solo puede ser conducido por el supervisor del taller. Gracias a su última revisión, luce impecable. 

Stuttgart sigue siendo un socio importante para Aebi Schmidt en la actualidad. Estamos trabajando junto con otra empresa industrial para desarrollar operaciones autónomas para el aeropuerto de Stuttgart. Cuando estaba al frente de la empresa, ¿alguna vez pensó que estos vehículos algún día podrían conducirse solos?
Oh no, en absoluto. 

Dejemos atrás la nieve por un segundo: ¿cómo se involucró la empresa por primera vez en el negocio de las barredoras?
La idea era que también tenía que haber equipos de verano. Necesitábamos algo que estuviera en demanda durante todo el año. En los negocios, no se puede poner todos los huevos en la misma cesta. Además, los inviernos no eran muy fiables; de hecho, algunos fueron decepcionantes. 

Una de las primeras barredoras Schmidt en el aeropuerto y la Schmidt VKS en la carretera

Aunque 1978/79 fue ”el invierno del siglo”, con toda Alemania bajo la nieve.
Sí, enviamos dos fresadoras de nieve al norte de Alemania para ayudar a despejar las carreteras. No abandonamos a nuestros clientes e incluso logramos vender un par de máquinas de esa manera. Fue una buena publicidad para nosotros. Estuvimos presentes cuando la situación se puso seria. Algunos pueblos y ciudades quedaron completamente cortados al tráfico. El impacto que tuvo fue bastante increíble. Incluso los trenes quedaron bloqueados. Parte de la limpieza de nieve realizada a bajas altitudes no fue muy profesional, o simplemente no se hizo en absoluto. Incluso vendimos una fresadora de nieve a la ciudad de Lübeck. [Risas] No mucho después, nos la revendieron. 

Las máquinas quitanieves de Schmidt apoyan el trabajo de limpieza después del desastre de la nieve en el norte de Alemania (1978/1979)

¿Cree que una Supra totalmente eléctrica o que funciona con pila de combustible llegará pronto hasta el Krunkelbachhütte, uno de los restaurantes de montaña a mayor altitud de la región?
Si, lo creo.

Supra 4001 Schmidt trabajando en Feldberg, Alemania ( 2006 )

¿En qué medida ha influido la Selva Negra en el desarrollo de Schmidt durante los últimos 100 años? ¿Habría crecido la empresa de la misma forma si hubiera estado ubicada en el norte de Alemania?
Dudo que hubiera ocurrido. La nieve aquí fue claramente el factor decisivo. Después de todo, los primeros quitanieves que construyó mi padre fueron absolutamente vitales. Antes de eso, la gente solo tenía arados que eran tirados por bueyes sobre la nieve. El primer quitanieves montado en la parte delantera de un camión fue una sensación 

Cuña Schmidt montada en camión.

La producción fue siempre en el centro de la ciudad, en varios edificios y en diferentes niveles. ¿Qué le motivó a mantener el negocio en St Blasien?
Para ser honesto, nunca pensé en moverlo a ningún otro lado. El área fue muy importante para nosotros en términos de nuestros empleados. Siempre tuvimos gente realmente buena y de confianza de los pueblos de los alrededores. Ese fue un punto crucial. 

Cuchilla quitanieves Schmidt en un camión

¿Cómo llegó una de sus máquinas a la Antártida?
En Sudáfrica, se convocó una licitación para máquinas quitanieves que se utilizarían en la Antártida. Estaban principalmente interesados ​​en máquinas con un accionamiento de orugas. Pero al final el concurso se esfumó. Después de eso, estaba de viaje a Sudáfrica con una asociación comercial, así que aproveché la oportunidad para ir al Ministerio de Transporte en Pretoria y les pregunté si ya no estaban interesados ​​en nuestra oferta. La respuesta fue que efectivamente estaban muy interesados, pero al planificar su presupuesto, se habían olvidado de incluir los costos de transporte. Y esa no es una suma despreciable desde Alemania hasta Sudáfrica. Así que sugerí trasladar los costos de transporte al próximo año y al próximo presupuesto. Llamé a nuestro director de taller de Pretoria y le pregunté si aún podíamos hacerlo a tiempo. Dijo que, con las horas extraordinarias y los turnos de los sábados, podíamos gestionarlo, así que presentamos nuestra oferta. Pidierón la máquina allí mismo. Creo que suministramos seis o siete máquinas sobre orugas a la Antártida, que luego fueron utilizadas por las estaciones de investigación de Alemania, Australia y otras. Me invitaron a viajar a la Antártida a bordo del buque de investigación “S. A. Agulhas” como agradecimiento. Esa fue una experiencia verdaderamente única. ¡Al igual que la terrible tormenta con vientos de fuerza 10 y una inclinación de 45 grados en el viaje de regreso! 

VFR HR de Schmidt durante la limpieza de un paso.

La formación siempre ha sido importante para usted como una forma de atraer personas a trabajar para la empresa. Ahora tenemos algunos empleados que son la tercera generación de su familia que también se han formado con nosotros. ¿Por qué la formación era tan importante para usted?
Simplemente era obvio para mí. Había muchas familias en las que el padre ya trabajaba para nosotros y los niños también estaban interesados. Creo que eso fue lo que nos llevó a crear un departamento para aprendices, que estaba separado de Producción. 

Terminemos nuestra conversación con una pregunta formulada por uno de nuestros aprendices de la fábrica Burgdorf en Suiza. Siéntase libre de cerrar los ojos, ya que su pregunta es esta: "Cuando escucha el nombre Schmidt, ¿qué ve?"
Bueno, en primer lugar veo la limpieza de la nieve, claro, porque esa es la actividad que nos ha dado tanta aventura. Nos veo en la India, por ejemplo, en Zoji La Pass, y en docenas de otros países de los cinco continentes. ¿De qué otra manera me las hubiera arreglado para llegar a todos esos lugares en mi vida? Y cuando estás teniendo éxito financiero y también obteniendo reconocimiento por tus logros técnicos, realmente es lo mejor. 

More blog posts on the 100-year anniversary